Archivo diario: enero 11, 2019

Desenmascarando a Madame Calalú Carta a la escritora del artículo París amarillo…

descarga.jpg

A ver Madame Calalú con C ¿Qué te propones? ¿Confundir a la gente? ¿Echarme tierra? Si bien al tema salsero «Madame Kalalú» de Rubén Blades y Willie Colon (1981) le precede una versión en plena puertorriqueña «Madame Calalú» de Cortijo y su combo con Ismael Rivera en la voz (1960), tienes que tomar en cuenta que mucha gente no sabe eso, ni mucho menos que has pensado dar a conocer tu faceta más política firmando con C y la más salsera firmando con K.

Querida ¿Tú no te das cuenta de que todo es política? Que así hables de salsa y de otras tantas cosas, hablas de política. Ponte seria y deja de escribir artículos seudo periodísticos. Asume tu peo (problema). Asume que eres una de tantas doctoras o profesionales frustradas. Que te mandaste una pila de años estudiando pa’ un coño. Que no sacaste tu permiso de residencia porque querías regresar a Venezuela y que ahora tienes que ver como haces para ser una inmigrante y no morir en el intento.

Menos mal que me tienes a mí. Así que no reniegues de mi presencia. No me sigas escondiendo en el armario porque estoy cansada del puto anonimato. Búscame bolos (actuaciones). Sigue en esta misma línea, mejórala y no te desgastes: https://bit.ly/2LGhvml. Contribuye a que el mundo sepa que existe una versión diferente a la «Madame Kalalú» del ex – dueto de Blades y Colon. Deja de perder el tiempo. Céntrate.

Mira, el artículo París amarillo: performances de la violencia (2018) que gentilmente te publicaron en el portal web Aporrea, y luego tus compañeros del Observatorio de antropología del conflicto urbano (OACU), no está mal (https://bit.ly/2QZgjAk), pero tú sabes que eres capaz de cosas mejores y más si te alías conmigo. Además, dejaste muchas cosas en el tintero. Por ejemplo ¿Por qué no dijiste que la policía te apuntó? ¿Qué te tocó subir las manos para demostrar que no llevabas nada en ellas? ¿Y que entre tanta corredera —perdón danza para no obviar tus interpretaciones y las del gordito que te dirigió la tesis—, te cagaste y te fuiste caminando más de una hora hasta tu «casa» porque muchas estaciones de metro estuvieron cerradas durante la jornada reivindicativa? Y como se te atravesó un nefasto Decathlon por el camino y necesitabas una maleta te compraste una marca KIPSTA, pese a que los Gilets Jaunes habían escrito horas antes en las afueras de Dior: Le peuple veut du dior pas KIPSTA (El pueblo quiere Dior no KIPSTA).

Asimismo, ¿Por qué que pusiste en pie de página la referencia performática de lo que estaba pasando ese mismo día en La Bastille (https://bit.ly/2RpPIvR) y probablemente donde nos hubiésemos sentido más en nuestra salsa? ¿Tú no ves que la gente no se los lee y que tu hiciste una tesis doctoral de lo que otras investigaciones subestimaron y dejaron como nota al pie? Y para rematar ¿Por qué después le mandaste a la gente de Aporrea un vídeo subtitulado en español de la canción «On Lâche Rien» (No nos rendiremos) para publicación sin verificar si se trataba de esta u otra reivindicación? ¿Y por si fuera poco luego les escribiste entre disculpas y justificaciones, por aquello de la vigencia del No nos rendiremos, para liarla más? Coño chica, van a pensar que estas/estamos locas. Menos mal que Eric Toussaint te salvó el culo (https://bit.ly/2Am1eP8), pero no siempre habrá gente que lo haga así que rectifica. Tú no ocupas ningún espacio de poder y si te lo propones no te costará mucho hacerlo.

A grosso modo eso era lo que te quería decir. Quizás deba agregar que dejes de hacerte pasar por arrecha (brava), a ti que te encantan los animales sabes que perro que ladra que no muerde y luego esconde la cola… No enloquezcas con la situación en Venezuela y con otros avatares asociados. Mantén distancia y categoría como los establecimientos Montecristo (cuña ochentera venezolana). No seas como el hombre de la canción de Soledad Bravo y Willie Colón y déjame bailar en paz (https://bit.ly/2BQosgj). Y si no practica yoga, fúmate un porro y sobre todo no me niegues porque juntas todo, individualizadas nada.

Madame Kalalú con K de rebeldía…
Desde «un no lugar» ¡como bruja al fin!
albamaroa@gmail.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Activisme, Antropologia negativa, conflicto, Poeta, Política