Archivo del Autor: oacu

Declaración de apoyo a Jaime Palomera, Alpha Mikeliunas y Fran Ortega

Escribimos como antropólogas y antropólogos, tanto del Estado Español como de otros países europeos y americanos, indignados ante de la injusta acusación y enjuiciamiento de nuestro compañero Jaime Palomera por su actividad en defensa del derecho a la vivienda, así como de Alpha Mikeliunas y Fran Ortega, inquilinos afiliados al Sindicat de Llogaters de Barcelona, del cual Jaime es portavoz.

Después de casi una década de producción científica de elevado nivel sobre la cuestión de la financiarización del mercado de la vivienda, a partir de un trabajo de campo de muchos años en el barrio de Ciutat Meridiana, en Barcelona, el Dr. Palomera cruzó la frontera entre la observación y la puesta en práctica de las teorías, contribuyendo al crecimiento de los movimientos sociales catalanes con la fundación del Sindicat de Llogateres.

La actividad del Sindicat se orienta a suplir a la inacción de las políticas públicas en pos de facilitar un acceso general a la vivienda; una pasividad que no es casualidad, pues parte del crecimiento económico y las dinámicas de acumulación de capital se encuentran fundamentadas en la financiarización del mercado inmobiliario. De esta manera, el Sindicat del que Jaime es parte contribuye activamente a la defensa de los derechos humanos y de los tratados internacionales que el Estado Español ha firmado. Contra su reciente acusación se pronunció incluso la ex relatora de la ONU sobre vivienda, Leilani Farha. 

La acusación por la cual Jaime, junto a los dos inquilinos afiliados al sindicato, se enfrentan a una pena de tres años de cárcel cada uno, se refiere a un episodio de octubre de 2018, cuando la organización consiguió que un propietario desistiera de su intento ilegal de desalojar a una pareja y que, en cambio,les hiciera un contrato regular. Después de la firma, la propiedad denunció a Jaime por “coacciones”, a pesar de que todos los instrumentos con que se promovió el derecho a la vivienda de los inquilinos fueran pacíficos.

Este caso no es sólo un montaje judicial que utiliza una metodología propia de la extrema derecha, donde los propietarios aparecen como víctimas, mientras la protesta social es estigmatizada, y los activistas, criminalizados. Es también un ataque a la libertad de practicar la disciplina de la antropología, que desde hace muchos años ha entendido que la comprensión de la sociedad no puede ir separada de el proyecto de su transformación.

Frente a unos fenómenos sociales cada vez más violentos e injustos, expresamos toda nuestra solidaridad con el colega investigador que, gracias a su compromiso político, está acrecentando el conocimiento colectivo de las dinámicas inmobiliarias y la explotación que conlleva sobre determinados sectores de la población. Asimismo, condenamos rotundamente el intento de criminalizar la defensa de los derechos básicos de vivienda y la sumisión de los tribunales a los mandatos de la propiedad inmobiliaria, a pesar de los daños provocados al tejido social.

Nos pronunciamos enérgicamente por la anulación del juicio y exigimos que se retiren los cargos contra Jaume Palomera, Fran Ortega y Alpha Mikeliunas, y por el apoyo a su lucha justa, contra la criminalización de la protesta y por el real ejercicio del derecho a la vivienda, en el Estado Español y en todo el mundo.

1 comentario

Archivado bajo Activisme, Antropologia urbana

L’OACU dona suport a l’Ateneu la Flor de Maig

Des de l’OACU volem donar suport a l’Ateneu la Flor de Maig compartint aquesta declaració.

Els col·letius, entitats i persones que conformen l’Ateneu Popular la Flor de Maig, davant la provocadora roda de premsa portada a terme pel partit d’ultradreta VOX avui al matí a les portes del nostre edifici, declarem:

Que interpretem aquest tipus de convocatòria com dins del més pur estil feixista, ja que el seu objectiu no era un altre que centrar el focus de l’atenció pública sobre un espai popular, divers i reivindicatiu, no tant pel que fa, sinó pel que representa: una aposta política i social als antípodes d’aquest partit.

L’Ateneu Popular la Flor de Maig rebutja el relat criminalitzador sobre el fenomen de l’okupació i la lluita pel dret a l’habitatge de col·lectius tan importants del barri com el Sindicat d’Habitatge del Poblenou i pensa, a més, que fixant l’atenció sobre ells, VOX ha travessat una línia vermella intolerable.

D’aquesta manera, com Ateneu Popular volem deixar clar que som un espai plural, on conviuen diferents opcions polítiques; que, com espai social, no tolerem actituds feixistes, masclistes, xenòfobes, racistes o LGTIfòbiques i, a més, rebutgem tota mena de violència; que som un espai de transformació implicat amb les problemàtiques del barri, sent una de les més importants la qüestió de l’habitatge, dret segrestat per l’especulació i les dinàmiques neoliberals del capital, entenen l’okupació com una acció legítima.

La Flor de Maig va viure diferents etapes al llarg de la seva vida: com cooperativa, com Escola, Ateneu i Centre Social Okupat. L’última va néixer el 2012 fruit, precisament, de l’okupació d’un antic edifici recuperat pel barri. És així que reivindiquem el cooperativisme, el suport mutu i la diversitat en enfront del discurs de l’odi.

L’acte de VOX d’avui ha estat una provocació. Davant d’això, sense por ens trobaran de cara.

Llarga vida a la Flor de Maig!

Visca el Poblenou!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Declaració de l’OACU: Repressió a Colòmbia

[Català]

A l’atenció del President de la República de Colòmbia, Excm. Sr. Iván Duque:

Des de l’Observatori d’Antropologia del Conflicte Urbà (OACU) volem rebutjar les mesures repressives del Govern de la República de Colòmbia que s’estan produint en aquests dies.

Des del passat 28 d’abril, milers de ciutadans i ciutadanes colombians s’han manifestat en diferents regions de país, tant en àrees rurals com a centres urbans, per demostrar mitjançant expressions pacífiques el seu descontentament davant la proposta de reforma tributària vinculada a la pandèmia que després es va anar transformant en una protesta nacional per l’augment de la pobresa, la desocupació i la desigualtat estructural. Gràcies a aquestes mobilitzacions, el govern colombià va retirar el seu projecte de llei de reforma fiscal, però les demandes socials van més enllà.

En aquest exercici del dret constitucional a la protesta, estudiants, obrers, camperols, sectors de la comunitat LGBTIQ +, afrodescendents, pobles indígenes i altres tants col·lectius de la societat colombiana han reclamat al Govern Nacional de Colòmbia que les seves demandes siguin escoltades. No obstant això, la resposta governamental a aquestes mobilitzacions ha estat la repressió i l’ús desmesurat de la força pública (Policia, Policia Antiavalots i Forces Armades), que van des de la militarització de les ciutats o l’ús d’armes letals i “no letals” en contra dels manifestants fins a l’atac a organismes de Drets Humans locals i d’organitzacions internacionals, com és el cas de la missió de les Nacions Unides (NU). Després de diversos dies de protesta, el resultat d’aquestes violacions de drets i atemptats en contra de la ciutadania del país s’ha traduït en diversos assassinats, lesions, violència sexual i detencions arbitràries per part de la força pública.

Com antropòlegs i antropòlogues, considerem aquesta ciència social com l’àmbit idoni per la reflexió i l’anàlisi crític de totes les societats, i per això hem optat per pronunciar-nos davant la violència desmesurada que s’està vivint a Colòmbia i solidaritzar-nos amb el poble colombià. Així, donem suport a una solució dialogada pel malestar social; una solució que impliqui enfrontar definitivament les desigualtats estructurals, la pobresa i la criminalització dels moviments socials i obrers, la violència exercida sobre els pobles i ètnies minoritaris, els camperols, així com altres grups que han patit la pressió i l’abús des de l’Estat i els elements paramilitars des de fa anys, i a la que no és aliena el paper desenvolupat pels Estats Units i el Pla Colómbia. Tenim la convicció que cap forma de violència hauria de ser exercida i molt menys allà on es reclama l’exercici dels drets humans i civils per part de la població.


Manifestem, per tant, la nostra solidaritat amb el poble colombià. Així mateix demanem al Govern Nacional de Colòmbia el cessament en l’ús de la força, la militarització i l’estigmatització de la protesta social. Cap forma d’ús de la força en contra de la població civil és admissible en un Estat de Dret.

[Castellano]

A la atención del Presidente de la República de Colombia, Excmo. Sr. Iván Duque:

Desde el Observatorio de Antropología del Conflicto Urbano (OACU) queremos rechazar las medidas represivas del Gobierno de la República de Colombia que se están produciendo en estos días.

Desde el pasado 28 de abril, miles de ciudadanos y ciudadanas colombianos se han manifestado en diferentes regiones de país, tanto en áreas rurales como centros urbanos, para demostrar mediante expresiones pacíficas su descontento ante la propuesta de reforma tributaria vinculada a la pandemia que después se fue transformando en una protesta nacional para el aumento de la pobreza, el desempleo y la desigualdad estructural. Gracias a estas movilizaciones, el gobierno colombiano retiró su proyecto de ley de reforma fiscal, pero las demandas sociales van más allá.

En este ejercicio del derecho constitucional a la protesta, estudiantes, obreros, campesinos, sectores de la comunidad LGBTIQ +, afrodescendientes, pueblos indígenas y otros tantos colectivos de la sociedad colombiana han reclamado al Gobierno Nacional de Colombia que sus demandas sean escuchadas. Sin embargo, la respuesta gubernamental a estas movilizaciones ha sido la represión y el uso desmedido de la fuerza pública (Policía, Policía Antidisturbios y Fuerzas Armadas), que van desde la militarización de las ciudades o el uso de armas letales y “no letales” en contra de los manifestantes hasta el ataque a organismos de Derechos Humanos locales y de organizaciones internacionales, como es el caso de la misión de las Naciones Unidas (NU). Después de varios días de protesta, el resultado de estas violaciones de derechos y atentados en contra de la ciudadanía del país se ha traducido en varios asesinatos, lesiones, violencia sexual y detenciones arbitrarias por parte de la fuerza pública.

Como antropólogos y antropólogas, consideramos esta ciencia social como el ámbito idóneo para la reflexión y el análisis crítico de todas las sociedades, y por eso hemos optado por pronunciarnos ante la violencia desmedida que se está viviendo en Colombia y solidarizarnos con el pueblo colombiano. Así, apoyamos una solución dialogada para el malestar social; una solución que implique enfrentarse definitivamente las desigualdades estructurales, la pobreza y la criminalización de los movimientos sociales y obreros, la violencia ejercida sobre los pueblos y etnias minoritarios, los campesinos, así como otros grupos que han sufrido la presión y el abuso desde Estado y los elementos paramilitares desde hace años, y en la que no es ajena el papel desarrollado por los Estados Unidos y el Plan Colombia. Tenemos la convicción de que ninguna forma de violencia debería ser ejercida y mucho menos allí donde se reclama el ejercicio de los derechos humanos y civiles por parte de la población.

Manifestamos, por tanto, nuestra solidaridad con el pueblo colombiano. Asimismo pedimos al Gobierno Nacional de Colombia el cese en el uso de la fuerza, la militarización y la estigmatización de la protesta social. Ninguna forma de uso de la fuerza en contra de la población civil es admisible en un Estado de Derecho.

Deja un comentario

Archivado bajo Activisme, Política

Evocación escuchando a Alexis Zoumbas y el moiroloi de Epiro

Evocación escuchando a Alexis Zoumbas y el moiroloi de Epiro[1]

Antigoni Geronta

Me pregunto qué tipo de situaciones e imágenes despierta esa música de Alexis Zoumbas que estoy escuchando y las historias que cuenta que me vienen a la cabeza y que son el moiroloi ­­­–el lamento– de Epiro . Yo crecí en este entorno y el clarino (clarinete) y el violín forman parte de mi memoria, por no decir de mi alma. Escucho esto y veo las montañas de Pindo. Vuelvo a mi infancia y la infancia de mis abuelos y la de sus abuelos, porque en aquella época -me refiero tanto a los años 30 como a hace unos 30 años- la tradición oral estaba todavía muy enraizada en nuestro día a día y el pasado se tornaba presente. 

Mis abuelos tenían una taberna y los encuentros festivos eran frecuentes. Se trataba de una convivencia encantadora con los músicos rom. Se me ha grabado en la memoria la imagen de un hombre que mientras baila, saca un billete, escupe sobre él y lo pega en la frente del clarinetista. Y eso era un todo un acto de honor para el músico, además de dinero para su bolsillo. Además, se trataba de un lugar/tiempo, ese del canto y del baile, en que no había distinción entre el hombre y la mujer. Eso al menos en lo que se refiere a la manifestación del estado emocional y a su integración libre en el baile, aunque los movimientos corporales y las expresiones verbales del éxtasis experimentado o evocado solían ser mucho más discretas en  el caso de las mujeres. 

Entre fiestas alegres o tristes, la exaltación de sentimientos y el lamento poco cambiaba. Las lágrimas corrían por rostros que sonreían y brillaban los ojos de las “negrovestidas” , las mauroforeménes, las mujeres de luto por la muerte de un pariente. Y la alegría de una boda comportaba la tristeza por la separación de la hija –menos del hijo– de su familia. Estos cantos y melodías frecuentemente expresaban la pena por los ausentes, por quienes se habían visto obligados a marchar al extranjero para sostenerse y poder sostener a sus familias, un hecho tan común que servía de excusa para cualquier nuevo encuentro.      

Esa música y esas imágenes las asocio con una experiencia profundamente individual -aunque en directo pase a ser compartida y vivida colectivamente- en la que lo ajeno se cruza con lo familiar. Es lo que sentí cuando estuve por primera vez en Argentina y asistí a milongas en la calle y bailes tradicionales en el campo. Sentía la emoción, pero no pertenecía a aquel allí. Y me pasaba cada vez con el fado portugués. A pesar de los años de haber vivido eventualmente en Portugal, la música de los ambientes populares provocan una especie de nostalgia por algo que no he vivido. Delimitan, pues, una experiencia bien activa en el presente, al tiempo que una se sumerge en un estado emocional que no está hecho necesariamente de recuerdo, pero sí de una sensación intensa de un pasado compartido, que no es sino el del pueblo, cualquier pueblo, un pueblo distinto siempre que siempre es el mismo. No sé si me explico, pero la “nostalgia por algo que no he experimentado/vivido” es una frase que encontré anoche en este artículo y para mí tiene sentido: https://www.nytimes.com/2014/09/28/magazine/hunting-for-the-source-of-the-worlds-most-beguiling-folk-music.html

Es ahí donde también consta que las fiestas populares (panegiria), de origen pagano que luego se incorporaron en la tradición ortodoxa cristiana, son propósitos de celebración y de luto del todo vigentes. Celebración por poder estar aquí todos presentes, lamento por los que no están y deseo de que todos estemos aquí el año que viene. El moiroloi en sí, proviene de moira (destino/fado) y logos (el habla y la razón). De ahí el matiz terapéutico que se le atribuye a la música tradicional y su vitalidad.    


[1] Reflexiones a partir de la transmisión de Cristopher C. King: “Discovering Zoumbas and his Abyss”, disponible en línea: https://www.mixcloud.com/movement_radio/unknown-christopher-c-king-discovering-zoumbas-and-his-abyss/.

Deja un comentario

Archivado bajo cine

El virus de la coacción

Por Jean Pierre Garnier

Editado y traducido por Jose Mansilla

Desde el principio de la pandemia se dice a menudo del COVID19 que la primera víctima de una guerra — incluso una guerra sanitaria —, es la verdad. Así pues, aprendemos cada día cada vez más cosas acerca de las operaciones del virus. En enero, teníamos pena por los chinos encarcelados por su techno-burocracia y vigilados por medios tecnológicos. En febrero, la autoridades francesas decían que las mascarillas no eran útiles. En abril, éramos todos chinos, es decir, estábamos confinados.

Gobernar, esto es, mentir.  Gobernar, esto es, obligar. Y lo que es transmitido a nosotros por la Voz desde las Ondas detrás de la máscara del Virus son las órdenes de nuestros expertos, científicos y tecnócratas. La epidemia, la real, es la peste digital cuyos chips electrónicos son el vector que aprovecha la oportunidad para reducirnos al estado de números esclavos. El virus, el real, es la presión tecnológica, la cual encuentra un terreno tanto más favorable en el deseo de soporte de aquellos para los que la libertad pesa demasiado.

Se dice también que los ceros sociales susurran en las redes sociales [juego de palabras en francés[1]]: será peor el día después. Pero no es de manera virtual que los ceros sociales, físicamente dispersos por la urgencia sanitaria, podrán resistir a la contaminación numérica.  No es en las redes sociales que un pueblo disperso podrá resistir al golpe de Estado permanente digital de la clase dirigente. ¡Números ceros! les toca a ustedes de romper sus cadenas digitales. Huid las redes sociales, botad vuestros Smart phone, rechazad el chip electrónico, boicoteen Amazon y el consumo virtual.

Ciudad machina, sociedad de coacción

Existe una consistencia objetiva, más o menos disimulada, detrás del caos aparente de este mundo en movimiento, y al cual el poder  burgués, a través de sus canales múltiples políticos, estatales, económicos, científicos, técnicos, mediáticos, etc., que nos convida a adaptarnos o desaparecer. Aquí esta una presentación resumida de esta consistencia.

En primer lugar, un poco de actualización tecnológica. La red de conexión inalámbrica de alta velocidad 5G despliega sus antenas. El empresario trans-humanista Elon Musk expide con ese fin 20.000 satélites que rodean el cielo terrestre.  Más de mil ciudades inteligentes (Smart cities) están en proyecto en el mundo, la mitad en China. Francia está probando Alicem, solución de identidad digital soberana en los Smart phones, un sistema de autenticación por reconocimiento facial, para desmaterializar el 100 % de los servicios públicos de aquí a 2022.

La smart city es el producto de lo digital y de la metropolización. Los tecnócratas nos lo anuncian  como un  hecho consumido: el 80% de la población mundial se concentrará en las metrópolis de aquí a 2050. De ahí el imperativo de una organización racional del orden público, es decir de una policía de las poblaciones, en el sentido de gestión y disciplina, optimizada por un pilotaje centralizado y automatizado; único medio para la ciudad-máquina, fluidificar sus redes, sus flujos y stocks de mercancías y de individuos-hormigones, de evitar los bloqueos y la avería.

El matemático Norbert Wiener lo había teorizado al acabar de la II Guerra Mundial: lo humano es el error; hace falta sustituir sus decisiones erráticas por un sistema automático y racional, cibernético  — de kuberen en griego, pilotar —. Alimentado por los datos provenientes de todos les sectores de la vida urbana, la máquina de gobierno, así denominada al salir de la guerra por un columnista científico francés de Le Monde en el 1948, produce la mejor solución técnica.

Los ciudadanos del 1948 – salvo Georges Orwell – podían juzgar fantasiosa esta idea. Los Smartianos (juego de palabras con martiens, en francés, marcianos) del 2020 se  han plegado al funcionamiento digital. Interconexión de sus objetos comunicantes, de los sensores  y chips  diseminados por el mobiliario y el entorno urbanos, de las redes, smartgrids, de los sistemas de tarjeta inteligente en los medios de transporte, de las  cámaras de video-vigilancia de reconocimiento facial y lectura de matrículas. Recomendaciones de los algoritmos para orientar sus elecciones y su vida cotidiana. Modificación de su velocidad al caminar en función de la afluencia según principios de la mecánica de fluidos[2]. Activación de mecanismos de seguridad en función de los datos capturados y analizados en tiempo real (número de Smart phones registrados en tal calle, anomalías de comportamiento en el espacio público, tasa de ocupación de los bancos, análisis del consumo energético en tiempo real, etc.).

Así que aquí se cumple el designo atribuido por Engels al filósofo y economista Saint-Simon (1760-1825): “la sustitución del gobierno de los hombres por la administración de las cosas”. Ya no de los individuos, de las personas, sino de los perfiles: ¡Qué aumento de eficiencia para los pilotos de la smart city!

Se puede hablar de una coacción sin coerción. Los Smartianos son los pasajeros de su propia vida, tal y como lo serían de un coche autónomo. Madre-Máquina cuida de todo al precio de una existencia bajo presión tecnológica. La originalidad de este neo-totalitarismo, deshumanizado en el sentido propio del término, es que no necesita ninguna coerción para imponerse. El putsch tecnológico, permanente e invisible, opera nombre del progreso, de la conveniencia y, de ahora en adelante, de la transición ecológica. La inteligencia artificial salvará el planeta. Al esperar este milagro, ella permite, primero, la administración desmaterializada de la población y, luego, el desencarnamiento del poder. En el planeta inteligente, el ciudadano-número ya no tiene interlocutor (Pulse1) y no puede oponerse a nadie. El ecologista superficial protesta contra las molestias de la 5G, cuyas frecuencias freirán las neuronas residuales de los Smartianos y acelerarán la 6ta extinción de las especies vivas. Sin duda.  Pero la crítica de la 5G limitada a las plagas sanitarias elude el encarcelamiento en la ciudad-máquina. Sempiterna metedura de pata de los que arremeten contra el señuelo de las  molestias e ignoran el totalitarismo tecnológico.

Sin embargo, hay gente, desde luego todavía en pequeño número, que no quieren ser componentes del mundo-máquina funcional y en buen estado de marcha; que rechazan la 5G, eslabón perdido de la interconexión general en el planeta inteligente. Según el plan de acción 5G de la Comisión Europea (CE), estas redes son concebidas para conectar un millón de objetos  por km2. Tomad un cuadro de 20 metros sobre 50 en vuestra ciudad; para contabilizar un millón de objetos comunicantes, hace falta añadir los Smart phones y las distintas pantallas en el escenario: vehículos, cameras, semáforos y farolas, edificios, marquesinas y mobiliario urbano, cajas de las tiendas, pavimentos, basuras, robots, electrodomésticos, ropas, contadores y redes  urbanos (agua, energía, calefacción), etc. Como dice la Arcep, la Autoridad Francesa de Regulación de las Comunicaciones, “la 5G debería actuar como facilitador de la digitalización de la sociedad”. Traducción: el  Smartiano ya no puede hacer un gesto que no sea captado, analizado, luego anticipado por los algoritmos. Las máquinas  conocen sus hábitos, actúa en su lugar, y a él eso le parece muy cómodo. Durante este tiempo, se sumerge en películas y juegos de realidad virtual descargados en menos de un segundo. Se libra de la preocupación por vivir, por pensar y por escoger.

Todo lo que quieren los hombres-máquinas es que no se les haga daño, mientras que lo que quieren los oponentes a este mundo artificial en gestación es no volverse hombres-máquinas. El ciber-colectivismo, es decir, la organización colectiva optimizada[3] es, por lo tanto, un punto de vista político y antropológico que hace falta combatir.

Como siempre, los partidarios de la reapropriación colectiva — de hecho, estatal — de los medios de producción y de distribución, en primer lugar los herederos socialistas o comunistas de Saint-Simon, defienden la idea  de una cibernética buena y de un buen uso de la máquina de gobernar. Una planificación ecológica asistida por ordenador, dice el líder de los Insumisos franceses, Jean-Luc Mélenchon, socialismo y cibernética fusionándose para una organización colectiva racional.

El experimento fue probado bajo el socialismo chileno de Salvador Allende, en 1972.  Se lo llamó Cybersyn (sinergia cibernética) y confiado al británico Stafford Beer, teórico de la cibernética, antiguo dirigente de la empresa United Steel y de la International Publishing Corporation. El objetivo de Cybersyn era gestionar el sector público comunizado de manera racional, es decir, centralizada bajo una dirección tecnocrática, mientras se fingía la participación de los trabajadores en el proceso de planificación. Por lo tanto, se trata, como siempre, de resolver la contradicción irreducible entre la experticia técnica elitista y la voluntad política colectiva, por medio de una máquina tecno política. Beer y sus ingenieros enchufaban 500 télex en las empresas. Éstos, a su vez, se conectaban a un ordenador central en una sala de operaciones hacia donde fluían cada día los datos acerca de la situación y de las operaciones de estas empresas. La Op-Room, ubicada en el centro de Santiago, estaba equipada con pantallas que proyectaban los datos de las fábricas y los analizaban en directo con el objetivo de tomar las buenas decisiones económicas. El dispositivo Cyberfolk (folk: pueblo en inglés) debía también medir en directo la satisfacción del pueblo gracias a estuches que permitían expresar el estado de ánimo desde el salón de cada hogar. Así se podría calcular la felicidad nacional bruta a medida que las cosas progresaran. Desgraciadamente, faltaban, en el Chile socialista del 1972, los sensores de datos, la redes wi-fi y los super-calculadores. El golpe de Estado de Pinochet, el 11 septiembre del 1973, puso fin al experimento ciber-socialista, pero no al proyecto.

Con el big data y el Internet de los objetos, los proyectos de ciber-administración horizontal surgen, con un vigor nuevo por parte de los aceleracionistas, con el objetivo de conseguir una participación igual y ciudadana en la auto-maquinación de la especie humana, gracias al open data, a la gestión colectivizada de  los data centers, de los satélites y de las fábricas de chips  nano-electrónicos. Las formas de organización no son talleres auto-gestionados por los trabajadores, sino que siguen las recomendaciones de ingenieros de empresas capitalistas inovadoras (Atos, Thalès, Bouygues, Suez, Capgemini, Orange o IBM). Hacen falta pilotos al mando de los sistemas cibernéticos para definir los indicadores, concebir los algoritmos, programar las máquinas. Pero se recurre, desde luego, a procedimientos de co-construción y de democracia técnica, tal como la presente comedia ciudadana por el clima, con el fin de que el rebaño ciudadanista  participe y, orgulloso de su participación, acepte y defienda su propia maquinación (integración como pieza de la máquina). En los pasados tiempos, obreros y esclavos eran necesarios por falta de máquinas. Con la industrialización, aparece una  equivalencia entre los hombres y las máquinas, entre la vida y el funcionamiento y, por lo tanto, los humanos serán expulsados cuando las máquinas puedan reemplazarles en un número creciente de actividades laborales. Por ejemplo los robots, según la palabra fraguada en el 1921 por el dramaturgo checo Karel Capek,  partiendo  de la raíz eslava (rabota) que significa trabajo. Lequel anticipa la cibernética de Norbert Wiener, la inteligencia artificial y la ciudad-máquina. En efecto, ya no se necesitan esclavos, obreros ni individuos capaces de decidir por sí mismos. La máquina  lo hace mucho mejor. Un tecno-topo para hombres-máquinas.

La aceleración tecnológica produce a la vez el planeta inteligente y sus versiones múltiples – objetos conectados, big data, smart city, Smart phone, smart home — y el proyecto trans-humanista de auto-maquinación de lo humano. Ambos conectados por el Smart phone, a la espera de los implantes corporales que optimizaran la organización social de los ciber-antropos.

Se conoce la medicina. Aquí está la auto-maquinación de dos velocidades. Por una parte, los super-hombres de rendimientos aumentados por sus  prótesis  tecnológicas y su genoma mejorado en laboratorio; por otra parte los ciber-insectos sociales de la ciudad-máquina, dependientes  de su  conexión al  pilotaje central — a su tecno-topo — para funcionar. La izquierda tecno-progresista reivindica la maquinación y la auto-maquinación para todos y todas, apoyado y administrado por autoridades públicas. Por ejemplo, en una página del Monde Diplomatique de enero 2020, se alertaba a los lectores contra les privilegios “de los ricos genéticamente modificados” en los Estados Unidos. Este tipo de  advertencia refleja las ambiciones de la pequeña burguesía intelectual (ingenieros, técnicos, cuadros, universitarios), inquietos de arrancar a los capitalistas privados el monopolio del eugenismo tecnológico. Que los tecno-progresistas se tranquilicen, sin embrago. En China y en el mundo entero, en las start-up y los laboratorios, las empresas y las universidades, con el apoyo del Estado, el dinero público y el sector privado, les genetistas, biologistas, físicos, informáticos, cibernéticos trabajan duro en el encarcelamiento del hombre-máquina en el mundo-máquina.

Abajo el Estado de urgencia:   rompamos nuestras cadenas numéricas.

La desinformación, como el coronavirus, se propaga. Para combatir la desinformación es importante compartir informaciones que vienen de fuentes fiables, tales como las autoridades sanitarias y la Organización Mundial de la Salud. En el curso de la epidemia del Covid-19, confíen sólo a las fuentes de información oficiales y a los medias creíbles. No compartan informaciones no verificadas. Eso es un mensaje de la Unesco.

La Radio Nacional Francesa

No se puede creer cómo el pueblo, siempre sometido, cae de repente en tal y profundo olvido de la independencia que no es posible que despierte, sirviendo tan francamente y con tan gusto que se diría, al verle, no que ha perdido su libertad, sino ganado su servidumbre.

Étienne La Boétie[4]

La cuestión se planteó durante la guerra, la verdadera. ¿Cómo distinguir los aviones enemigos para derribarlos? Se debe a los militares ingleses el sistema de identificación a larga distancia llamado: friend or foe[5]: un transpondedor capaz de descodificar desde lejos una señal electrónica. Medio siglo de miniaturización ha reducido este dispositivo en microchip RFID – Radio Frequency Identification (RFID) -;  tan sigiloso que se puede insertar donde quiera: en lo objetos de lo cuotidiano, en los libros de las bibliotecas y los productos de consumo con tarjetas sin contacto, en los árboles o los botes de basura en las metrópolis. Y, en versión cutánea, en los animales (salvajes, domésticos y de cría) y en humanos cada vez más numerosos.  

Es del otro lado del Canal de la Mancha que proviene la palabra traceability, introducida en francés en el 1994 al mismo tiempo que el prion en el cerebro de vacas alimentadas con harinas animales. El microchip en los animales debía tranquilizar a los consumidores de comida chatarra mundializada. La trazabilidad es la respuesta industrial a los daños ecológicos y sanitarios de la industria. En aquella época, el Ministerio del Interior inglés quería insertar microchips en el cuerpo de criminales sexuales voluntarios con el fin de rastrearles por satélite y controlar su ritmo. El proyecto fracasó, pero muchos alumnos de colegios británicos son hoy día identificados y seguidos por RFID. Tenemos que rechazar la transformación de nuestros animales en gadgets electrónicos o sufriremos el mismo destino.

Que investigadores de Oxford elaboren ecuaciones de apoyo  –¿friend or foe?– para limitar la pandemia del coronavirus no es, por lo tanto, para sorprendernos. Basta de anglofobia: China y Singapur han abierto el camino, y los laboratorios de inteligencia artificial y ciber-vigilancia ética del mundo entero desarrollan su app-virus. Un Secretario de Estado de lo digital y un Ministro francés de la Salud nos informaban de que nuestra aplicación se llamará Stop-Covid. Nuestros ingenieros del INRIA (Instituto Nacional de Investigación en Informática y Automática) trabajan en ello en el seno de un consorcio europeo. Un diputado de la mayoría actual, vice-presidente del Oficio Parlamentario de Evaluación de las Elecciones Científicas y Tecnológicos declaró: “No hay obstáculos, ya que todos los actores convergen en decir que son tecnologías éticas y aceptables, con la condición de respetar ciertos principios”. ¡Pero no hay nunca obstáculos para la gente que no tiene principios! Recuérdese del Ministro de Salud anterior que se proclamaba opuesto al acecho digital en nombre de las libertades públicas y fundamentales, o del Ministro del Interior anterior, rechazando el 26 marzo ¡estos  sistemas que, en el fondo, dañan la libertad individual de cada uno para ser eficientes. Por lo tanto esto no es un tema sobre el que trabajamos”. El tema en el que trabaja la tecnocracia, la clase de la eficiencia y de la racionalidad máxima al servicio del capital, es la búsqueda del aumento de su potencia por todos los medios. Los medios  jurídicos, con un estado de urgencia sanitaria que justifica todos los abusos de poder del Estado de excepción y el abandono de la legitimidad a los expertos científicos, pero sobre todo los medios materiales, concretos de la potencia, se basan en la tecnología.

Cuando Curzio Malaparte hizo publicar en 1931 su Técnica del golpe de Estado, tomó nota del hecho de que, dado que el Estado moderno se había convertido en un aparato tecnológico e industrial (radiodifusión, ferrocarriles, telecomunicaciones e industrias), el mismo golpe de Estado se había vuelto un asunto tecnológico. Desde hace mucho tiempo, sufrimos los efectos, no de una revolución tecnológica, como dice la propaganda, sino de un golpe de Estado llevado en nombre de una eficiencia que es, en sí misma, su propio fin último, y justificando el trastorno permanente de nuestras condiciones de existencia. Los comentaristas nos dirán, más o menos rápidamente, si  esta erupción de virus es un acontecimiento volcánico, o una aceleración del descontrol tecno-totalitario que se precipita en todas las crisis (incendios, inundaciones, terrorismo, etc.). Guerra, catástrofe o pandemia, las crisis abren a los gobernantes ventanas de oportunidad para reforzar el golpe de Estado tecnológico permanente. ¿Cómo rechazar una solución eficiente? Por lo tanto, los abogados de las buenas prácticas de la tecnología discuten el acecho electrónico aduciendo, como lo hace Jean-Luc Mélenchon[6], que “eso no sirve si todo el mundo tiene un móvil pero que no se encuentra en una área cubierta”, y que, por lo tanto, la eficiencia de este tipo de proceso no está comprobada. Encontrad un dispositivo de acecho eficiente y validado por la CNIL (Comisión Nacional Informática y Libertad) y se rendirán. El fin justifica los medios.

En Grupo Europeo Ética Ante la Comisión Europea, por cierto, no una referencia libertaria, escribía en el 2005: “(…) después de su puesta en observación por video-vigilancia y biometría, los individuos son modificados por distintos dispositivos electrónicos, tales como los microchips subcutáneos y los RFID, que tienden cada vez más a su puesta en red. Con el tiempo, ellos podrían, por lo tanto verse permanentemente conectados y reconfigurados, transmitir o recibir señales, permitiendo un rastreo y una determinación de sus movimientos, de sus hábitos y de sus contactos. Es cierto que tal evolución modificaría la autonomía de los individuos, en el plan tanto teórico como real, y perjudicaría su dignidad”. La autonomía y la dignidad faltan en una población degradada por décadas de abandono a la Madre-Máquina. La evolución tomada por los expertos en ética europeos tuvo ya lugar.

Un detalle tecnológico difiere de sus previsiones: los Smart phones, difundidos después de los chips RFID. Por el momento, los humanos disminuidos se contentan con esta ciber-prótesis insertada en su mano. El implante corporal, más costoso y perfeccionado, será quizás reservado a los humanos superiores de la casta trans-humanista. La pulsera electrónica y la inyección  subcutánea, a los refractarios. Es gracias al asistente electrónico universal – el Smart phone – que los smart borregos son rastreados.  Lo que se hace a los animales, se lo hace a los humanos. Aliviada por su renuncia a una vida libre y autónoma, la masa confía su capacidad de pensar y actuar en la inteligencia ambiente (común) y en la inteligencia artificial. La primera – del  inglés intelligence: información – designa, en nova lingua cibernética, la contaminación digital de nuestro medio ambiente (microchips, sensores, objetos conectados, redes de comunicación sin hilo), necesaria para el saqueo de miríadas de datos digitalizados. La secunda calcula estos datos para obtener modelos, indicadores, perfiles y decisiones. Ejemplo: cribar los billones de mensajes puestos en Facebook y Twitter y pedir a la inteligencia artificial que descubra y elimine los mensajes nefastos [y] borre  todas las alusiones a remedios falsos contra la enfermedad. Y no, desde luego, las mentiras de los gobiernos acerca del tratamiento de esta. Otro ejemplo: chupar los datos de geolocalización de los  Smart phones, combinarlos con los datos del corona-salud de la población y delegar a la inteligencia artificial la modelización del desconfinamiento. Esto es el objeto de la iniciativa CovidIA lanzada por investigadores franceses. La empresa francesa Orange de telecomunicaciones[7] proporciona ya modelizaciones de flujos de población en base a datos de geolocalización anónimos y, por lo tanto, ético. A pesar de que los científicos han ampliamente demostrado que el concepto de datos anónimos es engañador. ¡Si el periódico Le Monde lo dice!  Parece  que la condición sine qua non para que tales cadenas electrónicas sean éticas es el voluntarismo de los encadenados.

Como todo va no lo mejor, sino lo menos mal en el mejor de los mundos, un sondeo del 31 de marzo reveló que el 80 % de los franceses son favorables a la aplicación de la trazabilidad del ganado humano. ¿Por qué no?, al fin y al cabo obedecen ya, durante todo el día, a las órdenes de la máquina. “En el semáforo, gire a la derecha”, “Beba regularmente”, ·Presente su tarjeta delante del aparato” … 





 

[1] En francés, juego de palabras entre zéros sociaux (gente  cuyo  poder social es igual a 0] y réseaux sociaux [denominación oficial para valorizar un nuevo tipo de sociabilidad a través del uso  intensivo de las redes del internet]

[2] Este dispositivo es utilizado en el metro de Londres donde, según la afluencia y las necesidades de control de los flujos, las máquinas (distribuidores de boletos, tornos automáticos) aceleran o frenan el ritmo de los peatones. 

[3] No se puede hablar de ciber-socialismo: una colección de individuos-números no forma una sociedad.

[4] Escritor, humanista  y  poeta francés del siglo XVI. Famoso por su obra Discurso de la servidumbre voluntaria.

[5] Identificar: enemigo o amigo

[6] Lider de Francia Insumisa.

[7] Esta sociedad, a finales de 2019, contaba cerca de 266 millones de clientes en el mundo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Un documental de Kossakovsky sobre la huelga general de 2012

Corina Tulbure

Observatorio de Antropología del Conflicto Urbano

Era 2006 y organizábamos un Festival de cine de Europa del Este y trajimos varias películas de Kossakovsky. En Tishe, élgraba durante un año una calle en Sant Petersburgo desde una ventana. También proyectamos otro documental I love you (Three romances), un documental sobre el amor, las edades del amor. Desde una historia de amor de niños años, a historias de amor entre abuelos, el mensaje final era que todos los mocos y las arrugas se merecen besos. Recuerdo que la pasamos en el cine y al salir la gente estaba tan entusiasmada como si se hubieran tomado algo. 

Lo interesante, en todo caso, de los documentales de Kossakovsky es que graba “la realidad”, pero las historias que monta son fascinantes, mucho más fascinantes que la ficción. Bueno, de hecho, la ficción tiene una mínima lógica, mientras que la realidad es mucho más irracional e impredecible.

En el año 2012, Victor Kossakovsky manda a más de 30 estudiantes a grabar la huelga general en Barcelona. De ahí surge el documental Manifestación, que me ha emocionado, es un film-ballet sobre las protestas. Al mismo tiempo de las manifestaciones, en el Liceu, se pasaba el ballet Don Quijote de Ludwig Minkus. Kossakovsky coge las imágenes de la huelga y pone la música de Ludwig Minkus.

Al verla ahora, aquellos días de las marchas se me hicieron muy presentes. Ya sé que hubo una degradación de estas protestas, pero me refiero a los primeros momentos… para mí, aquellos días fueron la primera vez que tuve un sentimiento de pertenencia. Y llevaba 10 años en Barcelona. Se habla mucho en los estudios sobre migraciones, acerca de la pertenencia, belonging, etc; se piensa casi siempre en la pertenencia a un lugar, a una sociedad, un debate tal vez estéril. Para mí, aquellas protestas fueron únicas, la pertenencia era la participación política.

Recuerdo aquel sentimiento de “todo es posible”. Surgieron, por ejemplo, muchos debates para abolir la ley de extranjería, la unión se palpaba en la calle. Por unos momentos la falsa y permanente división migrantes-ciudadanos se abolía. Ahora, no sé a dónde se van las protestas cuando la gente se retira de las calles.  Me refiero a que no sé dónde quedó aquel “todo es posible”.

Por otro lado, a raíz de esta experiencia siempre he pensado que la migración es un gesto político. Se ha des-politizado al migrante, no se le reconoce como sujeto político y ha sido relegado al humanitarismo, a ser “objeto de estudio”, el “diferente”, el “Otro” candidato a integración o incluso peor, protagonista de aquellas metáforas biologicistas como cuando se habla de los migrantes como oleadas, etc. Son formas de violencia y de división de la lucha política. Mientras tanto se han politizado unos trozos de alambrada. Las vallas han cobrado presencia en la mente de la gente y en los programas políticos.

Esta es “Demonstration” de Víctor Kossakovsky, una visión sobre aquellos años más esperanzadores que el presente:

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La destrucció de l’Eixample Esquerre

Quan només hi havia runa al solar de Germanetes, la gent que sortia del 15M va anar creant Recreant Cruïlles per obtenir una petita part de l’espai. Però amb la curta i intensa experiència de Kan Pikigu, i després de l’Ateneu l’Entrebanc, es va arreplegar forces per obrir les portes de tot el solar, negociant amb el veïnat més moderat que es tornaria a tancar rere el cap de setmana d’activitats.

https://periodismelapislatzuli.wordpress.com/

L’Ateneu l’Entrebanc es va inaugurar per Carnetoltes 2014, pocs mesos després del desallotjament de La Carbo (i al mateix carrer, unes cruïlles més a dalt). Ja no es diu així però l’espai segueix okupat. Quan es va obrir l’espai va faltar la Conxa Peréz, una anarquista del barri. A l’Ateneu es va inaugurar una biblioteca amb el seu nom, per cel.lebrar la seva trajectòria (van treure fins i tot un fancine amb entrevistes a la gent que va conèixer a la Conxa, que també va ser publicat en anglès a Interface per l’aniversari de l’alçament del 36). Malhauradament, aquestes històries es perden i he hagut de rebuscar als correus antics per a trobar la feina que es va fer. A internet ja no tot està disponible.

Al temps, es va publicar un article a Intervia, un mitjà autogestionat del barri. En aquest es parla de les cooperatives El Reloj i La Dignidad que es van fundar al barri a inicis del segle passat. Parlant de lluites antigues també es pot parlar de Golferichs, que va ser okupat per fer front a Nuñez y Navarro. O el parc de l’Excorxador, ara Parc Joan Miró, amb gent acampant a la zona per que sigui una zona verda. Recreant Cruïlles ha estat assimilat als comuns, però la realitat és més complexa. El veïnat va ser entrevistat i van sortir a l’Assemblea de Majaras de Radio Contrabanda.

Germanetes era un espai que va funcional molt bé a nivell de quantitat, sense linia política massa clara, a on van coincidir tota mena de gent. I com allò tirava, van començar a enfortir-se les veus que s’oposaven a edificar el solar. Els equipaments es podien construir a d’altres espais del barri, el que no es recuperarà mai és un espai buit i autogestionat. Però ja estava tot decidit des de dalt i la gent del barri afí als comuns van fer el salt a la política institucional… I des del coneixement del barri van fer tot el que calia per impedir que es pogués fer servir l’espai, per silenciar els grups que rebutjaven els projectes del PGM, etc. Quins idiotes, construir més pisos per motius electoralistes quan n’hi ha tants de buits.

Ajuntament de Barcelona

Com diu un company a les entrevistes, ell va crèixer al barri i mai va percebre l’eixample esquerra com un “barri”… Va ser arrel del 15M que es va recuperar aquesta solidaritat quotidiana, i amb la destrucció de Germanetes per part dels comuns va tornar a desaparèixer la vida comunitària. Encara hi és l’espai de l’Entrebanc, però ja no és un projecte obert potent i enfocat a incidir sobre el barri. I ara mateix, l’Espai de Recreant Cruïlles està tancat amb clau, gestionat per quatre veïns que hi tenen les seves verdures i au.

Per a mi l’eixample esquerre, i concretament el solar de Germanetes, és on vaig enterrar qualsevol esperança d’entendre-me o fins i tot simplement relacionar-me amb la gent que fa de la política un negoci. Bé, tot plegat no tinc cap reflexió teòrica per compartir relativament a la gentrificació! El que si, molta ràbia amb aquests abraçafaroles que van destruir el barri.

Deja un comentario

Archivado bajo Activisme, Antropologia urbana

Desenmascarando a Madame Calalú Carta a la escritora del artículo París amarillo…

descarga.jpg

A ver Madame Calalú con C ¿Qué te propones? ¿Confundir a la gente? ¿Echarme tierra? Si bien al tema salsero «Madame Kalalú» de Rubén Blades y Willie Colon (1981) le precede una versión en plena puertorriqueña «Madame Calalú» de Cortijo y su combo con Ismael Rivera en la voz (1960), tienes que tomar en cuenta que mucha gente no sabe eso, ni mucho menos que has pensado dar a conocer tu faceta más política firmando con C y la más salsera firmando con K.

Querida ¿Tú no te das cuenta de que todo es política? Que así hables de salsa y de otras tantas cosas, hablas de política. Ponte seria y deja de escribir artículos seudo periodísticos. Asume tu peo (problema). Asume que eres una de tantas doctoras o profesionales frustradas. Que te mandaste una pila de años estudiando pa’ un coño. Que no sacaste tu permiso de residencia porque querías regresar a Venezuela y que ahora tienes que ver como haces para ser una inmigrante y no morir en el intento.

Menos mal que me tienes a mí. Así que no reniegues de mi presencia. No me sigas escondiendo en el armario porque estoy cansada del puto anonimato. Búscame bolos (actuaciones). Sigue en esta misma línea, mejórala y no te desgastes: https://bit.ly/2LGhvml. Contribuye a que el mundo sepa que existe una versión diferente a la «Madame Kalalú» del ex – dueto de Blades y Colon. Deja de perder el tiempo. Céntrate.

Mira, el artículo París amarillo: performances de la violencia (2018) que gentilmente te publicaron en el portal web Aporrea, y luego tus compañeros del Observatorio de antropología del conflicto urbano (OACU), no está mal (https://bit.ly/2QZgjAk), pero tú sabes que eres capaz de cosas mejores y más si te alías conmigo. Además, dejaste muchas cosas en el tintero. Por ejemplo ¿Por qué no dijiste que la policía te apuntó? ¿Qué te tocó subir las manos para demostrar que no llevabas nada en ellas? ¿Y que entre tanta corredera —perdón danza para no obviar tus interpretaciones y las del gordito que te dirigió la tesis—, te cagaste y te fuiste caminando más de una hora hasta tu «casa» porque muchas estaciones de metro estuvieron cerradas durante la jornada reivindicativa? Y como se te atravesó un nefasto Decathlon por el camino y necesitabas una maleta te compraste una marca KIPSTA, pese a que los Gilets Jaunes habían escrito horas antes en las afueras de Dior: Le peuple veut du dior pas KIPSTA (El pueblo quiere Dior no KIPSTA).

Asimismo, ¿Por qué que pusiste en pie de página la referencia performática de lo que estaba pasando ese mismo día en La Bastille (https://bit.ly/2RpPIvR) y probablemente donde nos hubiésemos sentido más en nuestra salsa? ¿Tú no ves que la gente no se los lee y que tu hiciste una tesis doctoral de lo que otras investigaciones subestimaron y dejaron como nota al pie? Y para rematar ¿Por qué después le mandaste a la gente de Aporrea un vídeo subtitulado en español de la canción «On Lâche Rien» (No nos rendiremos) para publicación sin verificar si se trataba de esta u otra reivindicación? ¿Y por si fuera poco luego les escribiste entre disculpas y justificaciones, por aquello de la vigencia del No nos rendiremos, para liarla más? Coño chica, van a pensar que estas/estamos locas. Menos mal que Eric Toussaint te salvó el culo (https://bit.ly/2Am1eP8), pero no siempre habrá gente que lo haga así que rectifica. Tú no ocupas ningún espacio de poder y si te lo propones no te costará mucho hacerlo.

A grosso modo eso era lo que te quería decir. Quizás deba agregar que dejes de hacerte pasar por arrecha (brava), a ti que te encantan los animales sabes que perro que ladra que no muerde y luego esconde la cola… No enloquezcas con la situación en Venezuela y con otros avatares asociados. Mantén distancia y categoría como los establecimientos Montecristo (cuña ochentera venezolana). No seas como el hombre de la canción de Soledad Bravo y Willie Colón y déjame bailar en paz (https://bit.ly/2BQosgj). Y si no practica yoga, fúmate un porro y sobre todo no me niegues porque juntas todo, individualizadas nada.

Madame Kalalú con K de rebeldía…
Desde «un no lugar» ¡como bruja al fin!
albamaroa@gmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Activisme, Antropologia negativa, conflicto, Poeta, Política

París amarillo: performances de la violencia

Por: Alba Marina González

Evito ir a los barrios (arrondissement) de París. Pese a que no estoy del todo instalada en la ciudad los conozco y los detesto. Se trata de un sector de la ciudad obsceno. La opulencia y majestuosidad oculta una crueldad sin parangón. Pero eso no es violencia. Como se viste de Dior y de carros o coches de primera gama, no es violencia. Como luce pulcra, bien perfumada y cuidosamente adornada, no es violencia. Como suele contar con buenos modales e ir más que a la universidad a las grandes escuelas de estudios hiper elitistas (como en la que obtuvo su título Macron), no es violencia y así podría continuar hasta el infinito y más allá.

No obstante, los sábados 01 y 08 de diciembre de 2018 el plan era ir a Les Champs Élysées. Pese a que no hablo mucho francés cuento con un excelente traductor, intérprete y corrector, porque esto no solo se trata de saber qué dijeron sino el significado que eso tiene dentro del contexto. Por ejemplo, algunas de las consignas que por momentos se escuchaban eran provenientes de los juegos de fútbol, del deporte por excelencia de la clase popular francesa y las siguientes: Ici c’est París (aquí es París) y Macron, Macron on t’encule (Macron, Macron te vamos a dar por el culo). A nivel deportivo, Aquí es París es la consigna identificativa del París Sant Germain cuando juega con otros equipos y París te vamos a dar por el culo, la del equipo de Marsella cuando se enfrenta al París Sant Germain [1].

el_pueblo_quiere_dior_1.jpg

“El pueblo quiere Dior”

Esta alusión deportiva denotaba la ocupación que se había hecho del París más rico y turístico, pero no ha sido la única. En el verano pasado cuando Francia resultó ganadora de la mundial de fútbol 2018 la gente de la periferia más empobrecida de París tomó la ciudad, la razón era otra, pero el sonido era el mismo. Arribaron las motos picando caucho de modo parecido a como lo hicieron muy cerca del Arc de Triomphe a pocos metros de un grupo de policías durante la última manifestación, la escena parecía la de un duelo a muerte que no se llevó a cabo, los enfrentamientos más violentos fueron no fueron con motos, pero vale exaltar las performances con estos vehículos en las clases populares parisinas y caraqueñas [2].

Recurriendo a otro tipo de performance tendría que mencionar a la danza. Tendría que evocar la metáfora del antropólogo y Prof. Manuel Delgado cuando habla de las manifestaciones, cuando da cuenta de la dimensión coreográfica en el acto de manifestar, de esos cuerpos que vienen y van, que avanzan y se distancian, que se agachan y se esconden, que esquivan y toman impulso y muchos, tras la intensidad de su arte (y de su poder), resultan lesionados. A lo que quizás sea oportuno agregar la presencia en la manifestación de personas en sillas de ruedas, cojeando y con muletas; evocando la letra de una música inicialmente de las clases populares en otras latitudes, la escena podría resumirse en la siguiente frase: conmigo baila hasta el cojo [3].

macron_dimision.jpg

“Macrón Dimisión”

Y si antes se daba cuenta de la performance bailable, ahora habría que hacerlo con la música. Tendría que mencionar la importancia del elemento musical en estos eventos, del sonido del tambor con su banda sonora de guerra que acompañaba e incitaba a algunos manifestantes a avalanzarse hacía la policía. El sonido evocaba a películas antiguas de guerra y servía de elemento cohesionador de una masa encolerizada y con poco que perder. Ahora bien, el sonido en vivo e instrumental no fue el único durante estos días, también hubo un caso que se repite en diferentes protestas de París. En esta ocasión se trató de un chico con un aparato de sonido portátil, una especie de mochila que llevaba consigo y de donde se proyectaba música electrónica, la cual azuzaba a un grupo de manifestantes que de la pura rabia decidieron que romperían las cadenas del jardin des Tuileries, cerca del palacio quemado durante La Commune de París y en el que jugaban a estar atrapados, cosa que lograron hacer con resultados contraproducentes. Cuando rompieron la cadena la gran reja del parque se vino debajo de algunos gilets jaunes, las imágenes suelen verse por cadenas de televisión a expensas de la reacción inmediata de los manifestantes que se avalanzaron a dos camiones de bomberos para pedir auxilio.

Otro performance o bien símbolo de entornos festivos y de habitus de la clase popular como principal forma de distracción fue la ingesta de alcohol. Resultaba llamativo toparse con personas que, además de sus chalecos, portaban latas grandes de cervezas. En un contexto como el vivido, en su versión más violenta, hacía falta aditivos y se ponía también de manifiesto la cotidianidad de estas personas, la falta de ingresos y de motivación para ir a un museo, teatro o espectáculo de danza y, por el contrario, el alcohol y la música como mecanismo de distracción y acompañante en momentos en las que no hay otra opción sino la de combatir contra un sistema violento y excluyente por naturaleza.

policia

“Policía”

Respecto a los chalecos cabe acotar que no fueron el único distintivo, había también chubasqueros (la lluvia también acompañó), trapos para limpiar, algo que fuese de color amarillo o naranja como los chalecos uniformes de trabajadores del transporte público, entre otras cosas, porque de aproximadamente 2 euros los chalecos aumentaron a 8 euros desde que la reivindicación comenzó…Y cuestiones relacionadas con el vestuario se presentan idóneas para conectar con otras de tipo decorativas: La Navidad.

Actualmente, la Av. de Les Champs Élysées está completamente llena de luces que engalanan los festejos o consumición decembrina. Sin duda, un atractivo turístico y para los propios habitantes de la ciudad y sus adyacencias es este. Sin mencionar el sinnúmero de tiendas que se agolpan en cada acera de esta gran avenida. De modo que al final de la contienda de la noche del sábado 08 de diciembre la imagen no podía ser más magnifique o metafórica. Las luces intermitentes en los árboles en perfecta armonía con el de las sirenas azules de la policía en medio de Les Champs Élysées y en pleno enfrentamiento con manifestantes que clamaban una navidad, también, para ellos.

la_contienda_final.jpg

“La contienda final”

Y, por último, un dato relacionado con lo anterior que no puedo dejar pasar, sobre todo, viniendo de los países de donde vengo en donde la violencia policial en este tipo de eventos resulta significativamente mayor. Me refiero a la relatividad de la acción policial. Lo que intento decir es que, si no había enfrentamiento con los cuerpos de seguridad, si no se les lanzabas piedras o les desafiabas de alguna manera te hacían encarnar la frase de que: eres inocente hasta que demuestres lo contrario. Además, si pasabas desapercibido/a hasta decían bonjour madame (buen día señora) y se sonreían cuando revisaban tu bolso antes de entrar a las zonas de conflicto y veían que llevabas bolas de árboles de Navidad que sirvieron de barricadas y que portabas como souvenirs (recuerdos), por no decir que algunos de ellos estaban de nuestro lado. Ahora bien, como culmino relativizando una cosa también debo relativizar otra, en tanto mi objetivo ha sido contar lo que vi, lo que tiene que ver conmigo y lo que no logro ver en los grandes medios afanados en mostrar las vitrinas que se rompieron, los coches que se quemaron y los enfrentamientos más espectaculares que se produjeron. Y para ello, no me queda más que recurrir a la siguiente frase a favor de los manifestantes más violentos, en su mayoría hombres, jóvenes y hasta niños: la violencia no es algo con lo que se nace, se hace.

Madame Calalú

París, 10 de diciembre

Lo narrado se corresponde a las manifestaciones suscitadas en les Champs Élysées y alrededores los sábados 08 y 01 de diciembre respectivamente en la ciudad de Luz…. Hago la acotación porque durante 08 de diciembre se produjeron también manifestaciones en la Place de la République, en La Bastille (a continuación un performance musical: https://www.facebook.com/LaBasSiJySuis/videos/2157739151142368/) y cerca de la estación de metro de Nación, esta última por el Cambio Climático con personas disfrazadas de osos pandas y polares, así como la presencia de les gilets jaunes.

 

[1] Para el día 08 de diciembre los juegos de fútbol fueron cancelados. Por no hablar de importantes museos y monumentos que estuvieron cerrados y la résidence (residencia) de Macron y la Assemblée nationale (Asamblea nacional) blindada.
[2] Y de lo que dio cuenta en psicólogo y Prof. Andrés Antillano en su curso: Violencia y rentismo en Venezuela, impartido en el Institut des hautes etudes de l’Amérique Latine de la Université Sorbonne Nouvelle-París 3 en marzo 2018 (París-France).
[3] Joe Pastrana “Rumbón Melón” (1967).

 

Todas las fotos son de la propia autora

Este artículo fue originalmente publicado en Aporrea.org

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El dualismo de las Smart Cities: entre la acumulación y el recurso simbólico

Por: José Mansilla (OACU)

hugh-han-608756-unsplash

© Hugh Han

Justo acaba de finalizar, entre Barcelona y L’Hospitalet, la enésima edición de la Smart City Expo World Congress, la mayor feria mundial dedicada a las smart cities. Este año se ha contado con la participación de más de un centenar de ciudades, representantes políticos, ponentes y, sobre todo, empresas. Es bien sabido que Barcelona, bajo el mandato del Alcalde Trias (2011-2015), intentó subirse al carro de este tipo de prácticas urbanas. Parecía una solución factible para un Gobierno business friendly que había llegado tarde al poder desde el punto de vista urbanístico: la saturada trama urbana de Barcelona no permitía grandes alegrías -y plusvalías-, aunque es imposible negar que intentara conseguir su parte del pastel en el entorno del Morrot, la cara sur de Montjuïc, con el proyecto Blau@Ictinea. Sin embargo, ni una cosa ni otra, resultaron empresas exitosas.

El nivel de aplicación de la receta neoliberal está directamente relacionado con la capacidad de aceptación de la misma por la población afectada, algo que, a su vez, se encuentra determinado por la intensidad que adquiere el discurso oficial en la búsqueda del dominio hegemónico. Esto toma plena vigencia con las Smart Cities, epítome neoliberal y ejemplo fundamental de la colaboración público-privada, haciendo necesario presentar ésta como una alternativa no solo deseable, sino necesaria. Un inmenso despliegue de recursos simbólicos – ¿quién no quiere vivir en una ciudad inteligente?-, e ideología que se presenta como la necesaria guarnición a la hora de llevar a cabo tales políticas.

Ahora bien, ¿qué son las Smart Cities? Creo que no erraríamos si afirmásemos que, antes que otra cosa, se trata de una estrategia de marketing urbano, es decir, un relato construido y diseñado para vender la ciudad, algo que es práctica habitual en Barcelona desde hace años. Así, entre los elementos que acompañan la retórica de la Barcelona Smart City sería posible encontrar conceptos tan ambiguos y genéricos como innovación, autosuficiencia, desarrollo, eficiencia, etc., elementos que recuerdan a aquello que Lévi-Strauss –de nuevo lo simbólico-, recogiendo las aportaciones de la lingüística estructural, definiera bajo el concepto de significante flotante, es decir, aquel capaz de asumir múltiples encarnaciones. De este modo, como ciudad neoliberal inmersa en la competencia global por la atracción de capitales, en Barcelona estas nociones adquirirían una significación neoliberal con el objetivo de continuar el proceso de acumulación del capital: capitalismo y simbolismo se dan la mano.

Sin embargo, este discurso en torno a la Barcelona Smart City lleva, además, un añadido funcionalista, esto es, la idea de que a través de la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión de la ciudad se pueden solucionar la mayoría de los grandes problemas que la acechan. Ahora bien, tras esto no se oculta más que la enésima etiqueta tras la que esconder la búsqueda –de nuevo- incesante por la atracción de capitales. La diferencia con casos anteriores es que aquí ya no intervienen grandes empresas relacionadas con el urbanismo o el desarrollo inmobiliario, sino aquellas vinculadas a las nuevas tecnologías como CISCO, Facebook, Amazon o Google, o incluso las amigas del capitalismo de plataforma, Airbnb, Uber o Glovo. El hecho de que el Smart City Expo World Congress se celebre, desde hace años, en la capital de Catalunya supone un evidente ejemplo de la tradicional apuesta municipal – por otro lado, nunca conseguida- por la atracción de capital tecnológico y como ciudad de ferias y congresos, aunque, ahora sí, con un toque en comú.

De esta forma es posible parafrasear aquí la máxima lefebvriana de que, bajo una apariencia tecnológica, positiva y humanista, lo que realmente oculta, en este caso el discurso y la práctica de las Smart Cities, es el control del espacio por parte del Capital, un capital que se va infiltrando de forma sutil en los servicios y equipamientos que ofrece la ciudad de forma desconflictivizada, gracias, precisamente, a un discurso despolitizado aunque pleno de símbolos.

1 comentario

Archivado bajo Antropologia urbana, Arquitectura, Urbanisme