Archivo de la categoría: cine

Evocación escuchando a Alexis Zoumbas y el moiroloi de Epiro

Evocación escuchando a Alexis Zoumbas y el moiroloi de Epiro[1]

Antigoni Geronta

Me pregunto qué tipo de situaciones e imágenes despierta esa música de Alexis Zoumbas que estoy escuchando y las historias que cuenta que me vienen a la cabeza y que son el moiroloi ­­­–el lamento– de Epiro . Yo crecí en este entorno y el clarino (clarinete) y el violín forman parte de mi memoria, por no decir de mi alma. Escucho esto y veo las montañas de Pindo. Vuelvo a mi infancia y la infancia de mis abuelos y la de sus abuelos, porque en aquella época -me refiero tanto a los años 30 como a hace unos 30 años- la tradición oral estaba todavía muy enraizada en nuestro día a día y el pasado se tornaba presente. 

Mis abuelos tenían una taberna y los encuentros festivos eran frecuentes. Se trataba de una convivencia encantadora con los músicos rom. Se me ha grabado en la memoria la imagen de un hombre que mientras baila, saca un billete, escupe sobre él y lo pega en la frente del clarinetista. Y eso era un todo un acto de honor para el músico, además de dinero para su bolsillo. Además, se trataba de un lugar/tiempo, ese del canto y del baile, en que no había distinción entre el hombre y la mujer. Eso al menos en lo que se refiere a la manifestación del estado emocional y a su integración libre en el baile, aunque los movimientos corporales y las expresiones verbales del éxtasis experimentado o evocado solían ser mucho más discretas en  el caso de las mujeres. 

Entre fiestas alegres o tristes, la exaltación de sentimientos y el lamento poco cambiaba. Las lágrimas corrían por rostros que sonreían y brillaban los ojos de las “negrovestidas” , las mauroforeménes, las mujeres de luto por la muerte de un pariente. Y la alegría de una boda comportaba la tristeza por la separación de la hija –menos del hijo– de su familia. Estos cantos y melodías frecuentemente expresaban la pena por los ausentes, por quienes se habían visto obligados a marchar al extranjero para sostenerse y poder sostener a sus familias, un hecho tan común que servía de excusa para cualquier nuevo encuentro.      

Esa música y esas imágenes las asocio con una experiencia profundamente individual -aunque en directo pase a ser compartida y vivida colectivamente- en la que lo ajeno se cruza con lo familiar. Es lo que sentí cuando estuve por primera vez en Argentina y asistí a milongas en la calle y bailes tradicionales en el campo. Sentía la emoción, pero no pertenecía a aquel allí. Y me pasaba cada vez con el fado portugués. A pesar de los años de haber vivido eventualmente en Portugal, la música de los ambientes populares provocan una especie de nostalgia por algo que no he vivido. Delimitan, pues, una experiencia bien activa en el presente, al tiempo que una se sumerge en un estado emocional que no está hecho necesariamente de recuerdo, pero sí de una sensación intensa de un pasado compartido, que no es sino el del pueblo, cualquier pueblo, un pueblo distinto siempre que siempre es el mismo. No sé si me explico, pero la “nostalgia por algo que no he experimentado/vivido” es una frase que encontré anoche en este artículo y para mí tiene sentido: https://www.nytimes.com/2014/09/28/magazine/hunting-for-the-source-of-the-worlds-most-beguiling-folk-music.html

Es ahí donde también consta que las fiestas populares (panegiria), de origen pagano que luego se incorporaron en la tradición ortodoxa cristiana, son propósitos de celebración y de luto del todo vigentes. Celebración por poder estar aquí todos presentes, lamento por los que no están y deseo de que todos estemos aquí el año que viene. El moiroloi en sí, proviene de moira (destino/fado) y logos (el habla y la razón). De ahí el matiz terapéutico que se le atribuye a la música tradicional y su vitalidad.    


[1] Reflexiones a partir de la transmisión de Cristopher C. King: “Discovering Zoumbas and his Abyss”, disponible en línea: https://www.mixcloud.com/movement_radio/unknown-christopher-c-king-discovering-zoumbas-and-his-abyss/.

Deja un comentario

Archivado bajo cine

Ônibus 174 – José Padilha y Felipe Lacerda, 2002

El 12 de junio de 2000, el autobús 174 fue secuestrado en una zona de lujo de Río de Janeiro por un joven armado llamado Sandro do Nascimento, que detuvo sus 11 pasajeros como rehenes durante cuatro horas. Agentes de policía y equipos de televisión llegaron numerosos e ávidos de sensacionalismo, y enormes multitudes se reunieron en el lugar del secuestro. Finalmente, la policía disparó a muerte Nascimento, y una pasajera murió. El evento fue transmitido en vivo por todas las cadenas de televisión brasileñas, convirtiéndose no sólo en uno de los retratos más impactantes de violencia sino sobre todo en uno de los más aterradores ejemplos de incompetencia policial y abuso de poder.

Padilha y Lacerda nos llevan, de forma aguda e inteligente, a través de las cuatro horas de enfrentamiento examinando en detalle el acontecimiento, lo que es la vida en las favelas de Río de Janeiro y la forma en que el sistema de justicia penal en Brasil trata a las clases socialmente más desfavorecidas. En este sentido, ”Ônibus 174” forma un ensayo social a través de las escenas del secuestro sacadas de televisión, fotografías, resmas de informes de la policía y evaluaciones psiquiátricas, entrevistas a los rehenes, periodistas, camarógrafos, guardias, académicos, matones, trabajadores sociales, así como a la tía y los viejos amigos de Nascimento. Adquiriendo una inquietante calidad teatral, la película llega a poner de relieve la fuerte acusación de una sociedad en la que una fuerte inclinación a la violencia es lo que el poder tiene en común con el “crimen”.

Deja un comentario

de | septiembre 6, 2014 · 5:18 pm

Aspectes i Personatges de Barcelona, 1964 de Carlos Barba

Àcida i estranya crònica de la vida barcelonina dels anys 60, “Aspectes i personatges de Barcelona” pretén ser sobretot una irònica crítica a la societat de l’època franquista. Passant dels carrers més coneguts als racons més foscos de la ciutat, i de l’alta burgesia al baix carrer en qüestió de segons, aquest petit documental constitueix una veritable antropologia visual amb un profund interès per ressaltar les desigualtats socials.

De fet, a Carles Barba li va importar sempre reflectir les diferències de classe social, entre aquella gent que les passava tan negres i aquells altres que anaven per la vida carregats de medalles, movent-se d’un extrem a l’altre de Barcelona. Tenia el mateix interès a retratar la societat burgesa que freqüentava en el Club de Polo, en la part alta de la Diagonal, que el retrat de les condicions de vida dels immigrants de Can Tunis.

En fi, una autèntica retrospecció del cinema independent català de principi dels ’60 gravat des d’un punt de vista lliure i original, totalment subjectiu i molt refrescant, d’aquella Barcelona dels ’60 i els seus varis personatges del moment. El vam passar fa temps a l’Escopo, però ara que l’amic Javier -via un altre amic seu- ens ho tornar a apropar, cal tenir-ho al nostre inventari de mirades sobre Barcelona.

Deja un comentario

de | julio 25, 2014 · 1:49 am

Livig Barcelona! (Punki version)

OACU Produccions presenta:

Living Barcelona! (Punki version) Real como la vida misma

Deja un comentario

Archivado bajo Antropologia urbana, cine