Archivo de la etiqueta: patrimonialización

Repensar Bonpastor. ‘Museo de la vivienda’: monumento a los vencedores con los vestigios de los vencidos…

Uno de los aspectos más cínicos e inquietantes del llamado “Modelo Barcelona” ha sido su capacidad de convertir constantemente en celebración, en triunfo, hasta los aspectos más dolorosos e injustos de la experiencia urbana. Lo dijimos hace años, cuando veíamos barrios enteros arrasados, habitantes y centros sociales desalojados, grandes corporaciones apropiándose de la ciudad, mientras las administraciones celebraban la diversidad cultural, la paz y la sostenibilidad en el Fórum de las Culturas. Volvemos a decirlo ahora, cuando las nuevas administraciones anuncian su intención de celebrar la destrucción del barrio de Bon Pastor y el empobrecimiento de su población, a través de un “museo participativo de la vivienda” en el barrio.

Los museos son los instrumentos con qué los vencedores escriben su versión de la historia de los vencidos. Hay museos de los indios, nunca museos de los cow-boys. Museos de los oficios campesinos, nunca museos de la violencia capitalista. Se estetiza y se encierra lo que se quiere borrar, convirtiéndolo en memoria, en “patrimonio”. Entonces, ¿qué sentido tiene hoy un museo de la vivienda? ¿Acaso haya algo a celebrar? Sobre todo, ¿por qué en el Bon Pastor? Para las y los miembros del ex colectivo Repensar Bonpastor, que por casi una década hemos sido testigos y hemos hecho registros del conflicto generado por la demolición de las casas baratas, nos parece claro que esta iniciativa pretende remodelar la historia del barrio, después de haber remodelado el barrio y las vidas de su gente.

Se propone un museo “vivo” y “participativo”. Otra vez esta palabra, la misma que legitimó la demolición del barrio y la venta de sus habitantes a los grandes bancos a través de la promoción de hipotecas. Participación sí que hubo: de un minúsculo grupo de vecinos y vecinas privilegiadas que se hicieron portavoz de decisiones ya tomadas por el Ayuntamiento, a costa de aterrorizar y amenazar a quienes no estaban de acuerdo, o chantajearlas para que aceptaran cualquier cosa que se les ofreciera para no quedarse en la calle. Las casas baratas de Bon Pastor no era un lugar de “participación”, sino de resistencia política y contrapoder popular: el primer grupo de vivienda obrera de Barcelona, que fue planificado inicialmente como un campo de concentración para trabajadores migrantes, pero que con el tiempo (y una revolución) miles de habitantes consiguieron convertir en un pequeño pueblo, en una gran familia. Los lazos de ayuda mutua y solidaridad, de empoderamiento social e integración de las diversidades, construidos en ocho décadas de trabajo colectivo, fueron despedazados por el “proceso participativo”, que pedía que todas dijeran “sí” a una demolición ya decidida.

bonpastor_20181

En el nuevo museo, estamos seguras, no habrá los cientos de entrevistas que grabamos desde 2004, que demuestran que una gran parte de los habitantes de Bon Pastor no querían que se tiraran las casas baratas. No habrá ningún documento que atestigüe la larga lucha de un grupo de habitantes que dejaron la AVV en 2003, por que no estaban de acuerdo con el proyecto de demolición, y que con el tiempo obtuvieron el apoyo de casi la mitad de núcleos familiares de las casas baratas. No habrá las imágenes y vídeos del violento desalojo del 19 de octubre de 2007, cuando la Guardia Urbana cargó contra un centenar de habitantes y solidarias que defendían las primeras casas desalojadas en las calles Mollerussa, Granadella y Albí. Ni las imágenes de la ocupación masiva de junio de 2010, que por una tarde hizo que un centenar de habitantes se sintieran finalmente dueñas de su espacio vital. Tampoco habrá las decenas de proyectos alternativos a la demolición que recogimos a través de un concurso internacional de ideas, que demostraban que se podía imaginar una solución sostenible y no especulativa para esa parte de Barcelona, sin necesidad ni de desalojos forzosos, ni del conflicto que partió el barrio en dos.

Lo único que habrá en ese museo será el simulacro. El simulacro que cultivaron las administraciones en este barrio por lo menos desde qué empezamos a interesarnos por la violencia institucional desplegada contra sus habitantes. El simulacro de la participación, el simulacro del consenso, el simulacro de la mejora. Un simulacro que esconde el gran desprecio institucional que las administraciones han mantenido siempre hacia quién habita esta parte de la ciudad. Este mismo desprecio, este “nosotros sabemos lo que os conviene” y “aún nos tenéis que dar las gracias”, empujó las pasadas administraciones a vender al barrio entero a los grandes bancos responsables de la crisis financiera global, promoviendo hipotecas para gente que no podía pagarlas, empujada así hacia el endeudamiento y la miseria – a la vez negando indemnizaciones legales a las que no querían, y amenazando de expulsión a quiénes se atrevían a creer tener derechos.

Todas aquellas que, dentro o fuera del barrio, reivindicaban la existencia de un patrimonio histórico popular, de valores vernaculares vinculados al espacio, de una microsociedad que funcionaba y que había que proteger, eran sistemáticamente ridiculizados y silenciados. Diez años más tarde llega el reconocimiento de la existencia de un patrimonio histórico; pero no en la forma de disculpas públicas, de un “repensar” las políticas destructivas que llevaron a la muerte del barrio – sino de un monumento. Un monumento a los vencedores con los vestigios de los vencidos: un “museo de la vivienda”. Hasta durante las grandes demoliciones ordenadas por Mussolini se recogieron fotos y mapas de las casas demolidas, para los curiosos y estudiosos del futuro.

La historia viva del barrio, para quiénes tengan paciencia de buscarla, seguirá al alcance en nuestros libros autoproducidos y páginas web autogestionadas, elaboradas con mucha paciencia desde el interior de Bon Pastor, con las voces y el trabajo de afectados y afectadas por las demoliciones y las expulsiones. Para quiénes, en cambio, quieran ver el simulacro, habrá el nuevo museo. Esperemos que por lo menos expongan un vecino momificado, a lo mejor sentado en la puerta tomando la fresca. Así alguien recordará, al visitarlo, que lo que había que preservar, antes que cuatro paredes y ocho casas, era un barrio entero, su gente, su socialidad, su vida a pie de calle – y por supuesto, su lucha.

Col·lectiu Repensar Bonpastor
Novembre 2018

 

 

 

 

 

1 comentario

Archivado bajo Antropologia urbana, Arquitectura, conflicto, Cooperativisme, Investigació Social, Memòria, Urbanisme

El mercado do Bolhão, Oporto: Abandono, resistencia y turismo (1/2).

Turistas en el interior del mercado do Bolhão | Foto: Adrián Cordero

Turistas en el interior del Mercado do Bolhão | Foto: Adrián Cordero

Por Adrián Hernández-Cordero, geógrafo

Después de algunas derivas urbanas por el mercado do Bolhão en diferentes visitas a Oporto me decidí a escribir unas líneas sobre éste. Debo confesar que los mercados municipales siempre me han resultado atractivos personalmente y últimamente como objetos de estudio, sobre todo porque son espacios que hasta hace mucho se podía encontrar la esencia de lo urbano, es decir, el movimiento, el intercambio, la espontaneidad y la diversidad. Sin embargo, a partir de los últimos años experimentan un proceso de trasformación que tienden a convertirlos en espacio tematizados y excluyentes que replantean su función y significado en la ciudad.

Mi primer encuentro con el mercado do Bolhão fue accidental. Al llegar a Oporto tenía que salir en la estación del metro del mismo nombre del mercado. Cuando emergí de la realidad subterránea me encontré con una obra de una arquitectura monumental que me impresionó. Mi curiosidad de turista, sí, turista (a veces a los investigadores olvidamos que también lo somos, aunque la propia actividad etnográfica implica observar, escuchar, sorprenderse y mirar mapas)[1] me llevó a dar una primera husmeada por el mercado, a pesar de que traía en mi espalda la típica mochila de montaña Quechua y mi cámara fotográfica en mano que a todas luces me delataba como turista o mejor dicho mochilero (esas figuras urbanas que causaban temor al ayuntamiento de Barcelona por su “presencia incívica”[2] en el espacio público ).

Por suerte cuando traspasé el umbral del mercado respiré con tranquilidad porque me di cuenta que mi presencia intrusiva con la caracterización de mochilero prácticamente pasaría desapercibida, debido a que la mayoría de asistentes éramos turistas. Este es un fenómeno cada vez más común en la península ibérica, me vienen a la mente los casos del mercado de La Boquería en Barcelona, el mercado de San Miguel en Madrid o el mercado Encarnación o las Setas en Sevilla. Toma mayor fuerza el aporte de Hiernaux y González (2014), quienes argumentan que el turista adquiere tal relevancia que deja de ser un visitante efímero para convertirse en una presencia que también produce la ciudad y que se yuxtapone con la de los habitantes.

El interior del mercado do Bolhão contrasta con su monumental fachada, debido a que se encuentra con un importante deterioro físico. Las pocas paradas[3] que aún quedan ofrecen sus productos; mientras que en la planta alta, la mitad de los comercios están vacíos. El mercado se encuentra en un estado ruinoso, lo cual parece difícil de comprender puesto que cuenta con una ubicación céntrica privilegiada. El menoscabo de los mercados no es casual, Gonzálezy y Waley (2012) señalan que existe una política pública de desinversión gubernamental en los mercados, generando un imaginario que se asocia al deterioro físico y social, así como a las clases populares. En el caso del mercado do Bolhão en la actualidad se halla en un profundo estado de menoscabo que ha servido para crear proyectos de “renovación”, aunque en realidad eran de destrucción.

Según el periodista Santos[4], en 2007, el Ayuntamiento propuso demoler el interior del mercado y mantener la fachada con la intención de crear un nuevo recinto que se ajustará a la época actual. Sin embargo, el proyecto tuvo una importante resistencia por parte de comerciantes y vecinos que argumentando la defensa del patrimonio paralizaron las intenciones gubernamentales. El movimiento vecinal (al igual que en el caso del mercado del Born en Barcelona), apeló el recurso patrimonial para lograr que el recinto no fuera derruido, asumiéndose como un agente activador de patrimonio (Ariño, 2002), interpretándolo como un bien público vecinal que distaba del proyecto oficial. Después vino la crisis económica que golpeó con toda su fuerza a Portugal, implicando que el mercado siguiera deteriorándose, sus comerciantes cerrando sus paradas y los clientes ausentándose.

En las diversas visitas al mercado, al caminar por sus pasillos encontré los rostros con arrugas y las miradas profundas de sus comerciantes. Prácticamente todas mujeres mayores que llevan varias décadas en sus comercios que mayoritariamente han sido herencia familiar. Ellas, a través de su actuar cotidiano, ejercen un acto de resistencia, ofreciendo en sus paradas algunas frutas, verduras, quesos y embutidos. Al hablar con ellas[5] mencionaban que las ventas se habían reducido porque los vecinos ya no asistían al mercado. Mayoritariamente se sostienen de lo poco que venden a los extranjeros, es decir, a los turistas que son el principal público, aunque ello no ha implicado que las paradas de alimentos perecederos desaparezcan. Contrariamente, en los últimos años han abierto nuevos comercios regenteados por personasmás jóvenes que básicamente ofrecen imanes, llaveros, manteles y todo tipo de recuerdos para que los visitantes puedan materializar su visita a Portugal.

El estado ruinoso del mercado y sus vendedoras en resistencia me hacen caer en cuenta que justamente ese es el atractivo que tiene el mercado para el turismo. Vuelvo a posicionarme como turista-mochilero-investigador (¿acaso he dejado de hacerlo?), lo que en teoría busca un turista en su viaje es justamente la historia, lo auténtico y lo diferente. Así, el mercado y su estado ruinoso invitan a pensarlo como un monumento arqueológico que nos muestra parte de la historia de la ciudad. Pero este monolito tiene más ventajas, puesto que está vivo, es dinámico y su carácter de mercado “barato, salvaje y sucio” (Gonzáles y Waley, 2012) hace que resulte más atractivo para los visitantes, ya que al practicarlo es posible vivir una experiencia particular…

***La segunda parte del texto será publicada la próxima semana***

Referencias:

Ariño, Antonio (2002), “La expansión del patrimonio cultural”, Revista de Occidente,núm. 250, pp.129-150.

Hernández-Cordero, Adrián y Tutor, Artiz (2015), “Espacio público: entre la dominación y la(s) resistencia(s). CiutatVella, Barcelona”, en: Arico, Giuseppe, Mansilla, Jose y Stanchieri, Marco (coords.), Mierda de Ciudad. Una rearticulación crítica del urbanismo neoliberal desde las ciencias sociales, Barcelona: Pol•len Edicions.

Hiernaux, Daniel y González, Carmen (2014), “Turismo y gentrificación: pistas teóricas sobre una articulación”, Revista de Geografía Norte Grande, núm. 58, pp. 55-70.

González, Sara y Waley, Paul (2012), “Traditional Retail Markets: The New Gentrification Frontier?”, Antipode, vol. 45, pp. 965-983.

 

Notas:

[1] Puede revisarse la interesante discusión de Manuel Delgado al respecto. “Sobre el turista como flâneur y el valor eterno de lo efímero”. http://manueldelgadoruiz.blogspot.mx/2014/07/sobre-el-turista-como-flaneur-y-el.html También “Salvemos a nuestros turistas” http://manueldelgadoruiz.blogspot.mx/2015/03/salvemos-nuestros-turistas.html

[2] Véase Hernández Cordero y Tutor (2015)

[3]En España se nombra paradas a los establecimientos que hay en los mercados.

[4]“Mercado do Bolhão”, Hypotheses, Rogéiro Santos. http://hypotheses.org/16783

[5]Agradezco a Ananda Martins, quien estableció el contacto y tradujo simultánea las conversaciones con las comerciantes. Cuando en el texto me refieroa la tercera persona del singular hago alusión a esta situación.

Deja un comentario

Archivado bajo Antropologia urbana, Geografía